utilizaron objetos pesados (mazos) para romper los cristales